LAMPARITAS MOMIAS


¿Sabíais que Halloween no es una fiesta americana sino que es una fiesta de origen celta?
Llegó hasta EEUU y Canadá porque los irlandeses que emigraron allí huyendo de la gran hambruna de 1840 trasladaron la versión de su tradición.

Cuenta la leyenda de Jack O’Lantern que un irlandés  pendenciero y con fama de borracho  llamado Jack, se tropieza una noche del 31 de Octubre con el mismo diablo en una taberna.
Jack consiguió engañar al diablo ofreciéndole su alma a cambio de un último trago.
El diablo se transformó en una moneda para pagarle al camarero, pero Jack lo tomó y lo puso en su monedero (que tenía grabado una cruz), así que el diablo no pudo volver a su forma original y Jack no lo dejaría escapar hasta que le prometiera no pedirle su alma en 10 años. El diablo no tuvo más remedio que aceptar.

Pasado el plazo de los diez años, Jack se reunió con el diablo en el campo. Le engaño haciendo que se subiese en un árbol en el que talló una cruz.  Entonces el diablo no pudo bajar y él le obligó a prometer que jamás le pediría su alma nuevamente.
El diablo tuvo que volver a aceptar.
Jack murió unos años más tarde, pero no pudo entrar al cielo, por la vida que había llevado.

Cuando intentó entrar en el infierno, el diablo tuvo que enviarlo de vuelta, pues no podía tomar su alma (lo había prometido). ¿A dónde iré ahora? Preguntó Jack, y el diablo le contestó: Vuelve por donde viniste.

El camino de regreso era oscuro y el terrible viento no le dejaba ver nada. El diablo le lanzó a Jack un carbón encendido directamente del infierno, para que se guiara en la oscuridad, y Jack lo puso en una calabaza que llevaba con él, para que no se apagara con el viento.
Desde entonces vaga sin rumbo con su linterna de calabaza en la mano.

Interesante, ¿verdad?


Ya que Halloween está muy unido al tema de las lámparas, os traigo unas sencillas Lámparas Momia que podréis hacer con los/as niños/as sin problema.

Eso sí, ¡tened mucho cuidado con las velas y el fuego!

Para hacer esta manualidad necesitáis: botes de conserva vacíos, vendas blancas, ojos móviles, velitas, cola blanca, tijeras y celo.





Cogemos los botes y ponemos la venda alrededor, si esta se tuerce mejor que mejor.
Fijamos el final de la venda con un trocito de celo en la parte de atrás.


Ponemos un poquito de cola blanca en los ojitos y los pegamos encima de las vendas.


Encendemos las velitas y con mucho cuidado los metemos dentro de los portalámparas.


¡Y ya tenemos unas lámparas espectaculares para iluminar una noche llena de seres oscuros!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Quédate unos minutos y comenta! ¡Comparte para ayudarla a crecer con los botones sociales! Y dale un abrazo virtual siguiéndola en sus redes sociales y dile que vas de Revista Promocionarte ;)


Y si quieres seguir recibiendo noticias interesantes y beneficios para tu marca, SUSCRÍBETE a la Newsletter de Revista Promocionarte, te mimaremos muuuuuucho. Y te encantará pertenecer a nuestra lista de correos exclusiva. Dí un ¡Sí, quiero y apúntate ahora! (Tardarás solo 1 minuto, prometido)

2 comentarios:

  1. Me encanta... simplemente genial!! La historia y la lamparita!!!

    ResponderEliminar
  2. estrella10/08/2013

    K guayyy!!!!

    ResponderEliminar

¡¡¡Gracias por participar con tu comentario!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...